Llegó la reacción

Llegó la Reacción - Ecommerce

Llegó la reacción

Aquí confinado (vaya palabra fea), obligado al exilio y al destierro del ambiente corporativo, vuelvo un poco a mi época de estudiante universitario. Vuelvo a devorar datos y a compararlos y a interpretar, qué ha pasado y qué pasará ahora. Siempre me gustó como historiador, analizar no solo las causas, sino también las consecuencias. Es decir, ver la respuesta que cada uno da y quien acierta o falla. Economistas e historiadores somos unos grandes adivinos del pasado.

Ya rozamos el mes de cuarentena. El 13 de Marzo fue el Viernes en el que nos confirmaron que ese lunes todo iba a cambiar. Así que veamos, qué hemos aprendido desde entonces. 

A día de hoy, se aprecian que pequeños comercios online que paralizaron su web van reabriendo. Está claro que como muchos, pensaron que la cuarentena era cuestión de quince días y ahora con el panorama actual se han repensado esto. Si este primer mes ha servido para reevaluar la situación y los procesos de la empresa, creando así protocolos seguros para seguir en funcionamiento, desde luego salen reforzados y con una visión de futuro más fuerte de lo que parecía en principio. Ojo, sin banalizar, esto no le ha venido bien a nadie, pero me quejaba la semana pasada de que la cintura no funcionó y ahora parece que lo que no funcionó fue la valoración (o necesitaba más perspectiva).  

Captura de Pantalla Facebook Zalez

Es el caso de Zález la tienda online sevillana www.nuriagonzalez.com de telas y patrones. No tiene derecho a ninguna prestación, simplemente, está obligada a mantenerse abierto o soportar los costes sin trabajar. La presión social o simplemente no querer exponerse le pudo hacer cerrar el primer mes pero la realidad se impone.

Muchos, muchísimos autónomos y pymes no han podido adaptarse, porque su negocio no es adaptable o porque se han dormido en los laureles y pensaban que el mundo online no era para ellos y ahora hacer una transformación digital a las prisas cuesta. Cuesta y necesita tiempo. Cosa que los finos o inexistentes colchones financieros de estos, no pueden aliviar.

Y qué decir de quien tiene un negocio que ahora mismo está obligado a cerrar… Simplemente un calvario al que están obligados. 

Vale, ¿Y los grandes? ¿Qué hay ellos? ¿Qué han cambiado?

ERTE va ERTE viene, no los culpo, la letra pequeña de los ERTE los va a freír cuando pase la cuarentena, pero definitivamente, creo en realidad que era su mejor opción y en muchos casos hasta la más humana. 

Está claro, la parte física del negocio, a casa y centrarnos en potenciar la parte online. No hay más. ¿Es sostenible? Por ahora sí, desde luego stockaje no les va a faltar a corto plazo. Si la broma se alarga y empezamos a tener problemas de producción ya veremos, pero todos contamos con que cuando eso empiece a ser un problema, las medidas ya sean menos restrictivas y se permita (porque sea seguro) ir volviendo al trabajo de manera paulatina.

Resumiendo, ya ha pasado el susto, por lo menos el principal. Muchos se han quedado en el camino y muchos se quedarán después. Pero a efectos prácticos, ya se ve la reacción. Ya hemos comprobado que no eran quince días y que esto puede repetirse. Los modelos de negocio se van adaptando y poco a poco parece que se ve la luz. Ya está, amenazo con volver, estoy recopilando un poco de info sobre los cambios en hábitos de compra y cuando tenga algo estructurado, me lanzo. 



Call Now Button¡Llámanos Ahora!

Déjanos tu nombre y tu teléfono
¡te llamaremos en un periquete!